top of page

Si sus pecados son perdonados, ¿no son los míos?

A menudo pienso en esa mujer samaritana que conoció a Jesús en el pozo. ¿Cómo fue para ella? Tenía una historia vergonzosa; un pasado contaminado. No es socialmente aceptada por sus compañeros. Rechazado. Considerada adúltera por muchos. Un pecador destinado a la separación eterna de Dios.




Ella establece sus planes para el día. Es mediodía, el sol calienta y mientras otros descansan del calor del día, ella se dirige al pozo. Es un viaje diario que generalmente se hace en el frescor de la mañana, una parte social del día de una mujer. Pero para ella no lo es. Para ella era una parte temida de su día. Fue un momento que ella eligió para estar sola en lugar de avergonzada. Al llegar al pozo se da cuenta de un hombre sentado y descansando. Es un hombre judío; es Jesús. Es tranquila y se mantiene a sí misma. Ella es muy consciente de las diferencias sociales entre los samaritanos y los judíos. Ella anticipa la dirección que tomará su conversación, si la hay. Jesús, cansado y sediento después de un largo viaje, sin tener medios para sacar agua, le pide a la mujer samaritana un trago de agua. Imagínese lo que está pensando, un hombre judío que le pide a una mujer samaritana un trago de agua. Ella está sorprendida. Ella está a la defensiva. ¿Se está burlando de ella? Jesús continúa en conversación, compartiendo con ella “Todo el que beba de esta agua volverá a tener sed, pero el que beba del agua que yo le doy, no tendrá sed jamás. De hecho, el agua que yo les doy se convertirá en ellos en una fuente de agua que salte para vida eterna”. Él le está ofreciendo amor incondicional, algo con lo que ella no está familiarizada. Él le ofrece su perdón. Él le ofrece Esperanza. Él le ofrece una relación con el Dios vivo. Conociendo su pasado. Conociendo sus pecados. Sabiendo que ha cometido adulterio una y otra vez. Pero a Él no le importa. Él la perdona. Él la ama. Ahora abrumada por la ALEGRÍA, dejando atrás sus cántaros de agua, regresa corriendo a la ciudad para compartir sus Buenas Nuevas. Ella está eufórica. Ella es aceptada. Jesús la ha aceptado con todo su pasado. Todos sus pecados. Él le ha ofrecido la vida eterna. ¿Te imaginas cómo se sintió? ¿El alivio? ¿La emoción? ¿La gratitud? Puedo.


Así es como me sentí. Estoy tan agradecida por esa mujer en el pozo hace dos mil años con su pasado contaminado. Dios ha usado su historia para liberarme de la opresión de mi historia. Verá, si Jesús le ofreció a ella, con todos sus esposos del pasado, la vida eterna, entonces seguramente Él me ofrecería lo mismo a mí. Esto significa que se aplican los mismos principios al "mandamiento" en 1 Corintios 7: 8/9 como a los otros mandamientos en la Biblia. “A los casados ​​les doy este mandamiento (no yo, sino el Señor): La mujer no debe separarse de su marido. Pero si lo hace, debe permanecer soltera o de lo contrario reconciliarse con su marido. Y el marido no debe divorciarse de su mujer.” Somos salvos por gracia no por nuestras obras. Soy salvo de pagar la pena de mis pecados por lo que Cristo ha hecho, no por lo que yo he hecho. Me equivoqué una y otra vez. Pensé que debido a esta escritura, por alguna razón no caí bajo esa misma Gracia. Estaba equivocado y Juan 4: 28/39 lo demuestra. Al igual que la mujer en el pozo, tuve un pasado pecaminoso pero a través de Jesús ¡tengo un futuro Glorioso! ¿Te imaginas cómo me sentí? ¡Aliviado! ¡Entusiasmado! ¡Agradecido! “Dejé mis tinajas de agua en el pozo y corrí”. ¡¡Mi corazón se llenó de Alegría!! ¡Y desde ese día la emoción en mi corazón se ha desbordado! Estoy perdonado. Mi vida ha sido restaurada. El enemigo no tiene ningún derecho sobre mí. ¿A mí? Una mujer que ha tenido cinco bodas, cuatro esposos, tres hijos, tuvo dos opciones y ha sido liberada por un Salvador. Ahora, tal como lo hizo esa mujer hace dos mil años, estoy compartiendo mi historia para que otros que están experimentando la misma opresión bajo la que yo vivía puedan ser liberados. “Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres” Juan 8:36.

Celebra conmigo. Comparta su testimonio también. Dios es tan bueno ♥






115 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page